Global vacancies


Herbert M Chain
Herbert M. Chain
Accionista, Mayer Hoffman McCann P.C, Director Técnico Adjunto, Global Audit Group, Kreston Global

Join Herbert M. Chain on LinkedIn

www.mhmcpa.com

Herbert M. Chain es un auditor muy experimentado y un experto financiero con más de 45 años de experiencia en negocios, contabilidad y auditoría, habiendo sido Socio Auditor Senior en Deloitte. Posee certificaciones de la National Association of Corporate Directors y la Private Directors Association, con conocimientos de gobernanza de empresas privadas y gestión eficaz de riesgos. Posee amplios conocimientos en el sector de los servicios financieros, incluida la gestión de activos y los seguros. Herbert forma parte del Grupo de Metodología de Auditoría de MHM y es Director Técnico Adjunto del Grupo de Auditoría Global de Kreston.


Las medidas coercitivas y el imperativo de calidad en la fiscalización

mayo 13, 2024

Lecciones de las recientes sanciones de la SEC a una empresa de auditoría estadounidense

En los últimos 12 meses se ha producido un notable repunte de las acciones coercitivas de la SEC y el PCAOB contra empresas de auditoría, su personal y sus redes. Como para poner un signo de exclamación a esta afirmación, en mayo de 2024, la SEC dio un mazazo a una empresa que auditaba a un número significativo de pequeños y medianos solicitantes de registro y a los que estaban en proceso de registro. Aunque se trató claramente de una violación flagrante de las responsabilidades profesionales, y las acciones estaban relacionadas únicamente con la práctica de empresa pública del bufete, hay consideraciones importantes para los bufetes cuando intentan diferenciarse de sus competidores.

¿De qué se trata la medida de ejecución?

El 3 de mayo de 2024, la SEC anunció la resolución de un procedimiento de ejecución contra la empresa de auditoría BF Borgers CPA PC (Borgers) y su propietario, Benjamin F. Borgers, acusándoles de incumplimientos deliberados y sistémicos de las normas del PCAOB en sus auditorías de aproximadamente 350 empresas públicas y agentes de bolsa, que se incorporaron en más de 2.000 presentaciones ante la SEC entre enero de 2021 y junio de 2023 (Orden).[1]

La SEC impuso severas sanciones, incluida una multa civil de 12 millones de dólares a la empresa y otra de 2 millones de dólares a su propietario, además de suspensiones permanentes a ambas partes de comparecer y ejercer como contables ante la agencia, con efecto inmediato. Gurbir S. Grewal, Director de la División de Cumplimiento de la SEC, señaló que “… Borgers y su fábrica de auditorías falsas han sido clausurados permanentemente”. (énfasis añadido)

¿Cuáles son los cargos?

La SEC descubrió que BF Borgers no llevó a cabo sus encargos de auditoría y revisión de conformidad con las normas de auditoría del PCAOB, entre otras cosas porque no supervisó adecuadamente los encargos, no obtuvo revisiones de la calidad de los encargos en relación con los mismos, no preparó ni conservó documentación de auditoría suficiente y falsificó determinada documentación de auditoría.

En concreto, la SEC descubrió que, siguiendo instrucciones de Benjamin Borgers, el personal de éste se limitaba a “traspasar” documentos de trabajo de encargos anteriores, cambiando únicamente las fechas pertinentes, y los hacía pasar por documentos de trabajo de encargos del periodo en curso. Estos documentos de trabajo documentaban reuniones de planificación del encargo que no se celebraron y afirmaban falsamente que Benjamin Borgers y otro revisor de la calidad del encargo habían revisado y aprobado el trabajo.

Además, la SEC descubrió que las “firmas” electrónicas de los documentos de trabajo de la empresa que se atribuían al socio del encargo, al revisor de la calidad del encargo y al auditor de plantilla eran, en realidad, aplicadas por un único empleado con pocos segundos de diferencia, utilizando nombres de usuario facilitados por el propio Benjamin Borgers.

Por último, Borgers no llevó a cabo la revisión de la calidad del encargo (EQR) exigida en aproximadamente el 75% de los expedientes presentados a la SEC (expedientes anuales y trimestrales, declaraciones de registro, expedientes de agentes de bolsa registrados e informes anuales de empresas OTC), sin que se realizara una EQR en 1.625 de 2175 expedientes, lo que infringe las normas del PCAOB.[2]

¿Cómo se ven afectados los clientes de Borgers?

Dado que se ha denegado a Borgers el privilegio de comparecer o ejercer ante la SEC, los emisores que hayan contratado a Borgers para auditar o revisar la información financiera que vaya a incluirse en cualquier presentación ante la Exchange Act que deba realizarse a partir de la fecha de la Orden (3 de mayo de 2024) tendrán que contratar a un nuevo contable público cualificado, independiente y registrado en el PCAOB. Además, los agentes de bolsa, los asesores de inversión sujetos a la norma de custodia e incluso las empresas privadas que contrataron a Borgers como auditor independiente tendrán presumiblemente que encontrar un auditor sustituto.[3]

Cada registrante afectado tendrá que presentar el formulario 8-K a la SEC cuando BF Borgers dimita o sea despedido. Los emisores que estén actualmente en proceso de registro tendrán que presentar una enmienda preefectiva con un nuevo auditor antes de que sus declaraciones de registro puedan declararse efectivas.

Encontrar un auditor sustituto puede ser difícil debido a los efectos indirectos en la reputación por estar asociado a la empresa y a una posible clasificación como “auditoría de mayor riesgo”. Además, habrá mayores costes de auditoría (incluidas posibles nuevas auditorías de periodos anteriores), un “coste de cambio” e interrupción, y problemas de calendario si se exigen declaraciones a la SEC en un plazo breve.

¿Cuáles son los puntos clave?

Los malos actores manchan la profesión, las redes y las empresas… y a los clientes a los que sirven.

Así pues, las redes y empresas deben diferenciarse de otras redes y empresas por su compromiso con la calidad en toda su organización. Aunque el asunto Borgers es un ejemplo atroz, no cabe duda de que los clientes examinarán cuidadosamente a quién contratan como auditor y plantearán preguntas difíciles sobre el sistema de gestión de calidad de una empresa: cómo está diseñado, cómo se aplica y cómo funciona. Se evaluará su cultura de la calidad. Los consejos de administración y los comités de auditoría se preguntarán, y con razón: “¿Podría pasarnos esto a nosotros por nuestra selección del auditor?”. Su elección envía señales a las partes interesadas y al público.[4]

Ahora, más que nunca, el sector de la auditoría debe asociarse con la calidad y la coherencia del servicio. Nuestras partes interesadas y nuestros clientes lo exigen… y exigirán cada vez más atención a la calidad y a la garantía que les aporta de que una empresa (y una red) de calidad ha realizado eficazmente la auditoría. Su reputación también está en juego.


[1 ] La orden de la SEC puede consultarse aquí. Cabe señalar que la orden de la SEC se centraba únicamente en los encargos de auditoría y revisión de empresas públicas de la empresa y no abordaba el trabajo de la empresa para empresas privadas.

[2] Norma de auditoría 1220 del PCAOB: Revisión de la calidad del encargo

[3] La División de Finanzas Corporativas y la Oficina del Contable Jefe de la SEC emitieron el 3 de mayo de 2024 una “Declaración del personal sobre las obligaciones de divulgación e información del emisor a la luz de la Orden de la Norma 102(e) contra BF Borgers CPA PC”. Se puede encontrar aquí.

[4] La teoría de la señalización sugiere que las empresas y los individuos envían señales al mercado para transmitir información sobre su calidad o fiabilidad. En este caso, estar asociado a un auditor sancionado como Borgers envía una señal negativa a los inversores y a los posibles auditores, sugiriendo posibles riesgos financieros.